jueves, 7 de enero de 2016

POR AMOR A LAS HAMBURGUESAS

Si hay algo que a mi esposo y a mi nos gusta mucho son las hamburguesas. Así es como un día, acostumbrados a las hamburguesas de Burger King y McDonald´s (¡que me encantan, no voy a decir que no!), sin querer queriendo encontramos una hamburguesería de estilo americano, que nos gusto tanto que volvimos una y otra vez y en una de esas veces se nos ocurrió este lindo pasatiempos de probar hamburguesas en otros lugares y decidir cuales nos gustan mas que otras.
Por suerte para nosotros, en Buenos Aires las hamburgueserías están en pleno auge y cada día aparece un nombre nuevo para sumar a la lista pendiente.

Y estas son las hamburguesas que probamos hasta ahora. 





BURGER 54:

Nosotros conocemos el de Martinez, pero esta abriendo sucursales en diferentes barrios.
Fue la primera que conocimos y la que nos provoco el fanatismo de gordos comedores de hamburguesas.
Siempre pedimos la opción clásica, hamburguesa completa con queso y bacón. Es absolutamente deliciosa y no falla. Pero tienen variedad de hamburguesas para elegir, entre ellas de pollo o de salmón. Y para los que prefieran algo un poco más liviano, también hay opciones vegetarianas y ensaladas, la ensalada Caesar es una maravilla.
Algo que creo que merece ser nombrado aparte son los aros de cebolla; son muy, muy buenos.
Las papas fritas no son la gran cosa, demasiado húmedas y aceitosas para mi gusto, pero se pueden pedir simples, con provenzal o con huevo frito.
Si vas a comer acá no hagas planes para después que vayan más allá del sillón de tu casa porque quedas pipon a mas no poder.

www.burger54.com.ar
                 

MUU LECHERIA:

Tienen varias sucursales, creo que todas en shoppings o paseos de compras.
Con mucha variedad de hamburguesas y sándwiches para elegir. También tienen otras opciones como ensaladas y waffles.
La verdad, las hamburguesas en si, si bien son ricas, nos son para decir "¡waaaw que hamburguesa!". Lo dejo como una opción para comer un día de shopping. Una opción bastante divertida por cierto, porque el gran atractivo de este lugar es que esta ambientado como un café de los años 50.
Algo muy, pero muy recomendable es la limonada. ¡Es muy rica!
De los desayunos (que igualmente también sirven a lo largo de todo el día así que tranquilamente se pueden pedir a la hora de la merienda) probé las French Toast. Es una porción enorme de dos trozos de pan estilo campo y vienen con un gran tazón de café con leche. ¡Deliciosas!

 www.mundomuu.com.ar


DEAN & DENNYS:

Tienen dos locales, uno en Palermo y otro en Recoleta. Nosotros conocimos el de Palermo y, como en otros lugares, optamos por la clásica hamburguesa completa con queso y bacón.
Sinceramente, hasta ahora, es el que menos nos gusto. No solo por que las hamburguesas no me impresionaron en absoluto, si no también por el trato descortés de los empleados y la falta de limpieza.
Cuando entramos al local había solo tres mesas ocupadas, sin embargo para sentarnos tuvimos que limpiar una mesa nosotros mismos por que en todas había bandejas llenas de vasos vacíos y servilletas sucias. Y continuaron así durante todo el tiempo que estuvimos mientras detrás del mostrador había un montón de gente haciendo nada.
No voy a decir que las hamburguesas son feas, para nada. Son ricas, pero a mi parecer, en comparación con otras dejan que desear.

  www.deananddennys.com


TIERRA DE NADIE: 

¡El paraíso de los gordos! 
El único local que tienen esta en Caballito. Es de tamaño bastante pequeño y se llena mucho, así que en lo posible esta bueno ir temprano. Son hasta ahora LAS MEJORES hamburguesas que comí en mi vida. Ofrecen variedad de hamburguesas, desde la clásica doble queso y doble bacón hasta una gran variedad de opciones como por ejemplo con cebolla caramelizada, pimientos salteadas, chukrut. berenjenas al escabeche, provoleta... en fin, un muy buen toque que da a estas hamburguesas un sabor diferente. Todas las hamburguesas vienen con papas, pero si vas no podes no probar las Papas TDN. Vienen con queso Cheddar, panceta crocante y cebollita de verdeo picada. ¡Un manjar! Y por ultimo, un detalle no menor es que son las únicas hamburguesas que no me puedo terminar porque son enormes. No es 100% recomendable para ir, es 100% indispensable ir a TDN aun que sea una vez.


MI BARRIO:

Continuando con nuestro recorrido en busca de la mejor hamburguesa, anoche fuimos a probar las de Mi Barrio por recomendación de un amigo. El lugar es lindo pero muy (MUY)  pequeño, y estaba lleno, así que para una próxima vez vamos a tener en cuenta que tal vez es recomendable ir un poco más temprano. Así y todo no tuvimos que esperar mucho para conseguir donde sentarnos. Apenas nos sentamos nos atendió muy amablemente un señor que nos trajo un menú y nos explico muy bien como funciona el pedido en combo o sin y que llevan las hamburguesas. Todas las hamburguesas llevan el nombre de algún barrio de Buenos Aires. Nosotros elegimos probar la Palermo, que lleva Cheddar, panceta, huevo, cebolla y salsa barbacoa. Y la acompañamos con unas papas fritas Mi Barrio, que vienen apanadas con hierbas.
Aparte de las varías opciones de hamburguesas de carne también ofrecen una de pollo,  una de salmón y una opción veggie. Para todos los gustos.
La comida tardo un poco en llegar porque el lugar estaba realmente repleto. No solo por los que comían en el lugar si no también por los que optaban por la opción de take away.
Lo único que voy a decir es que la espera valió la pena.¡La hamburguesa era exquisita! Todo en su punto justo de cocción y en la cantidad justa para que la mezcla de sabores sea perfecta.
Las papas estaban ricas pero no me volvieron loca. Igualmente el apanado es un detalle diferente a las opciones que suelen ofrecer las hamburgueserías y merecen puntos por eso.
Como casi siempre elegí acompañar mi hamburguesa con una cerveza, pero me quede con ganas de probar alguna de las limonadas que ofrecen, que por lo que vi en otras mesas, parecían muy prometedoras. 
Un detalle que me gustó mucho es la presentación de la comida en plato. Un plato de verdad, no de plástico ni cartón ni acero inoxidable. 
En fin, estoy segura de que vamos a volver a darnos una vuelta por Mi Barrio y en más de una oportunidad jaja!



THE EMBERS:

¡Oh por Dios! No soy partidaria de las criticas forras que te tiran a matar. Soy más de buscar los pros y los contras de cada cosa, pero juro que esta hamburguesa lo merece. La experiencia en si, en realidad. El fin de semana pasado fuimos al local de Acassuso con un montón de expectativas sabiendo que son "las hamburguesas mas ricas de Zona Norte". Pedimos como siempre una hamburguesa completa con bacon y queso, y para completar unas papas rejilla y unos aros de cebolla. Menos mal que la porción de papas y aros era generosa y pasable de sabor porque si pedía solo la hamburguesa me iba sin comer. El pan estaba seco, como viejo, parecía comprado en supermercado. El queso que llevaba era UNA feta fina de algo que tenía más sabor a nada que a queso. La panceta estaba apenas tostada, cosa que hacía que se sienta todo el sabor a grasa fría típico de la panceta cruda. Ese es un punto que va muy en gustos, pero para mi gusto la panceta tiene que estar crocante. La carne en si no tenía sabor a nada, estaba dura y era tan gruesa que el medio estaba crudo. Pero no crudo rosadito, estaba CRUDA. Y para completar, venía untada con queso Roquefort que yo no había pedido porque odio su sabor.
Le dí dos mordiscos, vi que estaba cruda y que tenía Roquefort y decidí no comer más. Llame al mozo, que como estaba ultra ocupado vino cuando quiso y a retirar los platos, no porque lo había llamado. Le conté que no pude comer la hamburguesa y por que no la pude comer y la única respuesta que me dio fue "uh ¿enserio?" (que sonó a un "jodete" disfrazado) mientras se iba con los platos y sin siquiera ofrecerme cambiarla o traerme otra cosa, y solo volvió cuando le pedimos la cuenta.
Mi conclusión es que si planeas ir a comer a una hamburguesa a The Embers de Acassuso mejor seguí una cuadra más y anda al Mc.
¡Ojo! Tal vez otras comidas son ricas, pero la falta de interés del mozo no se justifica con nada.


 
HEISENBURGER BURGER LAB.

Y después de un tiempo de abandono (por falta de tiempo, no de ganas) volvimos a retomar nuestro proyecto de degustar hamburguesas.
Esta vez fuimos a Heisenburger Burger Lab. que queda en la calle Baez en Las Cañitas (y creo que están por abrir otro local en Palermo Soho).
Un local bastante amplio y con mesas afuera. A diferencia de otros lugares, en Heisenburger solo hay hamburguesas. Nada de ensaladas, sandwichs ni burritos. Solo hamburguesas... pero de las buenas! Nosotros probamos la Hangover: un más que generoso medallón de carne, cheddar, bacon, bbq, aro de cebolla, ketchup Heisenburger, mayonesa de mostaza, coleslaw y todo eso entre dos riquísimos y calentitos panes.Todos los combos vienen con papas y bebida, pero a mi criterio es imprescindible pedir aparte unas papas con cheddar, panceta y verdeo porque puedo decir con una mano en el corazón que son de las mejores que probé en mi vida. Definitivamente agregamos estas hamburguesas a nuestra lista de preferidas y seguramente vamos a volver en más de una oportunidad.



BURGER JOINT

Anoche conocimos Burger Joint. A pesar de que fue uno de los primeros lugares que agregue a la lista no sé bien porque tardamos tanto en ir.
Lo que no puedo dejar de criticar es que (será que me estoy poniendo vieja) es que la música estaba tan fuerte que para hablarnos necesitábamos gritar. Eso esta bueno para un bar, pero si vas a comer no sé si esta tan bueno. Son gustos, capaz a otros no les molesta pero a nosotros después de un rato nos harto bastante. Fuera de eso, la carne de la hamburguesa es muy rica, me gusto el saborcito a condimento bastante marcado. Y me gusto mucho el ketchup con curry (si, amo el curry), pero la hamburguesa en conjunto nos dejo como sintiendo un vacío, como cuando esperas algo que no llega. Como siempre que vamos a una hamburguesería que no conocemos, pedimos la combinación cheddar y bacon. Es sencilla y es muy poco probable que falle. El madellón de carne era muy generoso pero el cheddar y el bacon casi, casi que brillaron por su ausencia. La hamburguesa tenia, literal, UNA feta de cheddar y unos cuantos pedacitos de bacon, que contra tanta carne casi ni se sentían. Pero como todo siempre tiene algo positivo, las papas eran ricas y caseras.
En resumen, ¿me enloqueció? No, comí hamburguesas mucho más ricas. ¿Lo odie? Para nada, disfrute cada bocado y me termine todo mi combo sin titubear. ¿Lo recomendaría? Si, porque dentro de todo es rico y los precios son buenos. ¿Volvería? si, porque creo que, tal vez, justo la hamburguesa que elegimos siendo tan básica no era la mejor pero otras combinaciones si defiendan las buenas criticas que escuche sobre esta hamburguesería. Y respecto a la cerveza, probé una rubia que no me convenció del todo pero me quede con ganas de probar la roja. La verdad no me bancaba más la música estallandome los tímpanos y salimos huyendo sin probarla. Así que creo que si, habrá que darle otra oportunidad a Burger Joint en el futuro.